lunes, 13 de octubre de 2008

TU PIE DERECHO


¡¡cuidado con tu pie!!









Asunto: Tu pie derecho, INCREIBLE




Esto es tan curioso que te reirás de ti mismo y volverás a intentarlo por lo menos 50 veces más, para asegurarte que eres más
inteligente que tu pie derecho y...
¡No lo lograrás!

1).- Sentado ahí, en tu escritorio, levanta tu pie derecho y haz círculos en el aire hacia el lado derecho. (En sentido a las
agujas del reloj).

2). Ahora, mientras estás haciendo esto, traza el número 6 en el aire con tu mano derecha y... ¿Qué crees?


¡¡¡Tu pie cambia de dirección automáticamente y no puedes evitarlo!!! ¡No hay nada que puedas hacer para cambiar eso!

la foto se ha tomado de:treklens

si se puede hacer, me lo comentaís

11 comentarios:

AdR dijo...

Nada, no puedo hacer nada... XD

Abrazos

Ana dijo...

Retorno a mi blog con nueva dirección url : http://eternailusa.blogspot.com/

Saludos.

Mª Antonia dijo...

Querido Santiago:
¡Imposible! Está claro que en mi cerebro falla algo. ja ja ja ja

Trini dijo...

Ya lo había probado antes y nada, no hay manera:):)
Te imaginas que alguien nos sacara una foto mientras lo intentamos? habría bromas para un año por lo menos:):)

Abrazos

IGNACIO dijo...

Como que no...

Un abrazo.

Noe Accorinti dijo...

Holaaaa! Encontré tu Blog, me encantó y acá estoy. Y no, lo había probado antes pero es imposible de lograrlo.

Te espero en mi Blog, espero que te guste tanto como éste me gustó a mí.

http://acercandoladistancia.blogspot.com/

Un abrazo.

David dijo...

Pues... no he podido ninguna vez. Justo cuando empiezo a hacer el seis con la mano parece que se cruza un cable en mi cabeza, y mi pie quiere girar igual que la mano, ¡muy curioso!! Gracias por el detalle, Santi.

Caminodelsur dijo...

Jjaaaa, que curioso, quizas cual es la razón pero no se puede.


Saludos

Rachel dijo...

Qué curioso, pero tienes razón, es muy gracioso intentarlo una y otra vez y que no salga jaja. Un saludo.

Alatriste dijo...

Curioso juego. Las cosas del cerebro. Je, je, je. Un abrazo muy grande y gracias por la chispa de tu nueva entrada. Hay que reírse un poquito.

SAFIRO dijo...

¡Qué curioso! me estuve riendo un buen rato...ahora le pasé el problema a mi hija y me causa gracia verla encaprichada en lograrlo.

Un beso, Santiago